Collino
Raw Parts
C-Shop

15/05/2020

Comprar una Chevy en medio de la crisis

Por New Driver Mag

EVENTOS
COLLINO

Relato de la entrevista en vivo en Instagram TV

Collino nació de una “imprudencia” que tuvo uno de sus fundadores al comprar una Chevy en un momento muy delicado. Sin embargo, eso terminó siendo el puntapié para que esa empresa sea una de las más importantes dentro de la industria de la competición.

Comprar una Chevy en medio de la crisis del 2001 después de tener una hija y que se muera un padre no pareciera ser el mejor contexto para hacerlo. Sin embargo, esa decisión irracional terminó siendo fundamental para que una empresa comience su camino al éxito y hoy sea considerada una de las más importantes dentro de la competición. Desde hace varios años que Collino llegó al automovilismo y está en ascenso constante presentando nuevos productos todo el tiempo.

New Driver dialogó por Instagram Live con Leonardo Collino, quien cometió ese “paso en falso” hace más de 18 años. Él, justamente, contó los comienzos de la fábrica, los proyectos que tienen a futuro y mucho más.

– ¿Cómo llevan estos tiempos de cuarentena?

Como toda empresa que atravesó esta cuarentena, tenemos que decir que fueron momentos difíciles. Ya veníamos golpeados por la economía y por el final de la temporada 2019 que fue bravo para nosotros. Principalmente por el accidente que sufrió mi hermano, que estuvo muchos meses internado. Venía dura la mano, habíamos hecho muchas inversiones y cuando parecía que el 2020 arrancaba con todo, vino la cuarentena. Fue duro, pero nos pudimos adaptar y terminó siendo para bien. Salimos con proyectos nuevos que ya los estamos ejecutando.

– ¿De qué manera fue el comienzo de Collino?

El verdadero inicio de la empresa nace por una incoherencia, o un paso en falso. Nosotros somos tres hermanos y en 2002 muere mi papá que era ingeniero mecánico. Nos habíamos criado entre autos y motores. En enero pasa esto con mi viejo de un día para el otro y con 20 años tengo a mi hija, Aixa, en junio. Todo esto en plena crisis. Yo estudiaba, no tenía laburo. ¿Sabés que hice? Me compré una Chevy.

– Contame más…

LA Coupe Chevy Negra estaba en el taller de mi vecino y con tanta mala suerte que quien me la vendió se había separado. La mujer no le daba los papeles y yo no sabía qué hacer con esa Chevy. Entonces, la desarmé y la vendí por pedazos. Nos dimos cuenta que una Chevy vendida por partes vale 30 veces más que una armada. Acto seguido compramos otra, otra y otra. Pasaron cuatro meses y teníamos como una línea donde desarmábamos estas Chevys que no servían más. Teníamos un stock catalogado.

– Y ¿Cómo fueron los meses posteriores?

Eran épocas donde no había Fotos digitales ni Mercado Libre, no había redes sociales y tampoco sitios de internet. Tiempos distintos. Llegamos a un momento que no había más autos en la región, los habíamos desarmado a todos. Teníamos lista de espera de algunos productos, porque había gente que ya era cliente y esperaba nuestras piezas. Pero no había más autos. Entonces, le dije a mi hermano (Beppy) que teníamos que crear múltiples de admisión porque teníamos 50 pedidos.

– ¿Entonces?

Los primeros los hicimos con pantógrafos de oxicorte. El pantógrafo leía unos planos que hacíamos a mano y cortaba la chapa. Después los soldábamos. Todo un trabajo artesanal. Probablemente los primeros clientes se acordaron de nuestras madres. Ahí comenzó un poco todo. Con la compra de una Chevy, con pedidos de productos que no podíamos sacar de los autos que desarmábamos y la demanda que nos obligó producirlos. Al poquito tiempo, empezamos a industrializar esa producción, encontramos en Sunchales unos colaboradores que nos dieron una mano con la fundición de aluminio.

– De a poquito se fueron abriendo camino con estas decisiones…

Después de mucha prueba y error las cosas empezaron a salir muy bien. Años después me enteré que algunos preparadores del Turismo Carretera usaban esos múltiples primitivos sin que esto esté permitido. Para nosotros era impensado. Después fueron probados de manera oficial, pero justo los Chevrolet tenían superioridad y no se homologaron los múltiples. A partir de las 6000 vueltas otorgaban 12 caballos más que el múltiple de admisión original, que se usaba en el TC en ese momento.

– ¿Cuántos productos tiene hoy en día la empresa?

Nuestro catálogo de productos tiene más de 2000 artículos. Estos son productos terminados. Por ejemplo una selectora tiene 50 o 60 piezas individuales. Todo lo tenemos codificado, catalogado, stockeado y listo para entregar. Muchas cosas se usan en el automovilismo profesional. Debe haber 30 o 40 productos que hacemos nosotros que aplican para un auto de TC.

– Varios de los elementos que brindan son claves en el funcionamiento del auto…

Mucho de lo que hacemos tiene que ver con el comando del auto. Lo que toca el piloto con los pies y las manos. Recibimos un feedback muy bueno de los pilotos, lo necesitamos porque hay algunos que se fijan en los pequeños detalles. Eso nos ayuda a mejorar el producto.

– ¿Qué sensación tenés cuando en una cámara a bordo ves muchos elementos de la empresa?

Las primeras veces te ponés nervioso, después te vas acostumbrando. Cuando usaron por primera vez nuestros extractores de volante en TC pensaba que ojalá no pase nada, porque se iba a enterar todo el mundo. Esto se lo transmitimos a todos los que trabajan en la empresa. Si falla algo a 300 kilómetros por hora alguien se puede lastimar, al margen de gasto económico o lo que fuese. Nada puede fallar.

– ¿Qué es lo que los motiva a siempre estar sacando productos nuevos?

Aparecen competencias con elementos muy parecidos a las tuyos. Es más fácil hacer algo que ya se está usando o porque algunos no tienen la capacidad de diseñar o porque van a lo seguro. Entonces hay muchas marcas en el mercado que hacen productos muy similares, también imitan los canales de venta. Entonces te tenés que diferenciar todo el tiempo. Siempre hay que ir para adelante, crear es lo que a uno lo apasiona.

– ¿Cómo hacen, entonces, para destacarse sobre esos competidores que tienen cosas parecidas?

No sé si es un mal necesario o un bien necesario. Te obliga a ir para adelante. Yo acepto todo mientras la competencia sea leal. Esta semana recibimos una propuesta de una compañía internacional grosa que nos habló para comprarnos un diseño de un volante y vos pensás  –Mirá si esta gente no lo puede hacer igual o mejor- . Pero a uno le llama la atención que alguien así te quiera comprar un diseño. Habla de la integridad de la marca. Ojalá en Argentina todos tengamos esos valores.

– ¿Tienen en mente expandirse al exterior?

Hay momentos en que tenés que analizar si te conviene. A veces te podés embromar si haces eso. Si no tenés financiamiento para la producción te metés en un lio financiero increíble. No se si ahora estamos en condiciones. Es el gran anhelo, lo estamos haciendo en menor medida. Tenemos exportaciones a distintos países pero el mercado más importante sigue siendo el argentino. La propuesta para 2020 es enfocarnos ahí y en el latinoamericano.

– ¿Les gustaría que alguna automotriz los llame para proveerlas de distintos elementos?

No queremos ser proveedores de automotrices. Nosotros estamos más apuntados al diseño y sí nos gustaría poder proveer de elementos especiales o ediciones limitadas a una automotriz. Eso sí nos gustaría. O si nos gustaria poder realizar un restyling. Por ese camino de lo especial o lo modificado sí vamos. Es lo que nos moviliza. Nos enfocamos en lo que sabemos hacer y nos gusta. Ahí nos sentimos eficientes.

– ¿Cuáles son los pro y contras que tiene tener la empresa en Sunchales?

Al principio es difícil porque estas lejos de todo. El gran consumo se da en Buenos Aires. Hace algunos años pensamos en ubicarnos en las grandes ciudades, pero fuimos por otro camino. Nos dimos cuenta a tiempo que podíamos estar en todos lados teniendo nuestra base en Sunchales. Y van apareciendo muchas alternativas, las reglas de juego son cada vez es más federales. Se empieza a nivelar todo para empresas de todo el país con distintas cosas. Todo queda en tu actitud. Tenés que ir y estar en grandes ciudades, pero deja de ser un condicionante.

– ¿Cuáles son los objetivos a futuro para Collino?

Queremos profesion

alizarnos, queremos seguir mejorando los costos de producción, queremos que los productos que sean menos difíciles de comprar. Nuestro perfil de usuario es muy variado. Es muy importante el pibe que arma su auto en el garaje, por ejemplo. Estamos muy agradecidos con todo el público. También hicimos un taller y vamos a fabricar autos. Este año vamos a lanzar un Fiat 600 kit car con motor de CBR 1000 y el año que viene vamos a hacer chasis de camionetas. 

 

Entrevista realizada por New Driver en vivo en Instagram Live

Publicada el 15/05/2020 por New Driver en su sitio web

https://www.newsdigitales.com/